Salud

Consejos de Salud para Cuidar Los Pies en Verano

Hoy te obsequiamos con algunos consejos sobre cómo cuidar los pies en la época estival. Con la llegada del verano, el cuidado de los pies es aún más importante, ya que tienden a secarse y a exponerse a las agresiones externas al utilizar zapatos más abiertos a la moda de la estación. Cuando el clima empieza a calentarse, empiezan a aparecer grietas en los pies debido a las altas temperaturas y al clima seco. En ese momento los pies empiezan a sudar más y a oler más.

Cuando debemos empezar a cuidar los pies

Son los dedos los que empiezan a pelarse, especialmente cuando están descalzos y empiezan a aparecer grietas aún más profundas. En estos casos, el tratamiento que podemos utilizar para evitar estos síntomas es la hidratación profunda, lo cual debemos de practicar todos los días.

Cuidado de los pies en verano

Como ya hemos dicho, el tratamiento básico es el de la hidratación profunda de los pies, haciendo uso de cremas hidratantes. Aquí tienes algunos consejos que puedes emplear para cuidar tus pies en verano.

Tratamiento básico

Evite andar descalzo, sobre todo en playas o piscinas para que tus pies estén protegidos contra hongos y bacterias. Coloca los pies en alto sobre una almohada o cojín para mejorar la circulación de vez en cuando, ya que esto también ayuda a prevenir las venas varicosas. También intenta beber grandes cantidades de líquidos durante este periodo.

Para relajarte y aliviar la tensión acumulada durante todo el día, moja tus pies en agua caliente cuidando luego también la transpiración para evitar olores desagradables. Un buen consejo es hacer uso de polvos antisépticos que ayudan a absorber la humedad de los pies.

Sobre la exfoliación de pies.

La exfoliación es una buena opción si lo que quieres es mantener tus pies suaves. Con la exfoliación de pieles muertas, conseguirás eliminar todas aquellas células muertas innecesarias de tus pies

Tras la exfoliación, aplica crema hidratante en los pies.

Exfoliante casero para el cuidado de pies.

Para lograr un exfoliante casero, mezcla azúcar y miel. Luego aplica la mezcla en las plantas y nudillos de los pies en un movimiento circular con una esponja durante un minuto o dos. A continuación, pasa una crema hidratante y envuelve tus pies en una toalla o papel de cocina para estimular la penetración del producto en la capa de piel. Esta aplicación debe durar unos 20 minutos aproximadamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *